Derecho de familia

MATRIMONIO: Separación y Divorcio

MATRIMONIO

¿Qué entendemos por Matrimonio?

El matrimonio en España y hasta la Ley de 7 de julio de 1981, era una institución impregnada esencialmente por el Derecho Canónigo (religioso). Pero a partir de dicha Ley y de la Constitución Española, que en su art. 32 establece que el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica, ha evolucionado hacía una matrimonio civil con personalidad propia, y como DERECHO CONSTITUCIONAL, todo ello plasmado en el art. 44 del Código Civil cuando dice “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código”, y “El matrimonio tendrá los mismo requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.

DIVORCIO

El divorcio puede ser definido, teniendo en cuenta nuestra legislación, “como la institución que permite la disolución del vínculo matrimonial cualquiera que sea su forma y tiempo, en vida de ambos cónyuges, en atención a la libertad de los mismos para ello, a través de un proceso adecuado y plasmado en una sentencia que así lo declare –o sea constituyendo una decisión del Estado– y que sea firma”. Así pues, basta con que uno de los esposos no desee la continuación del matrimonio para que pueda desmantelar el divorcio, sin que el demandado pueda oponerse a la petición por motivos materiales, y sin que el Juez pueda rechazar la petición, salvo por motivos personales. Pero siempre que concurran los requisitos y circunstancias exigidos en el art. 81 del Código Civil, que son en esencia las siguientes:
  1. Que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.
  2. No se exigirá ese plazo cuando en la interposición de la demanda se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad de indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio –esta excepción, como es lógico, se dará en la petición de uno sólo de los cónyuges–.
  3. Que se una a la demanda una propuesta de convenio regulador redactada conforme al art. 9 del Código Civil –cuando la demanda se presente por ambos cónyuges o por unos con el consentimiento del otro–.
  4. Que se una a la demanda propuesta formulada de las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación –cuando la demanda se presente por uno solo de los cónyuges–.
 

LA SEPARACIÓN MATRIMONIAL

Se puede definir la separación “como aquella forma o fórmula de solución de la crisis matrimonial, cuya consecuencia inmediata está constituida por la suspensión de los efectos del matrimonio, sin que ello signifique que desaparezca el mismo”.